El pasado miércoles 17 de mayo, a las 21h, en el Rte. Los Cabezudos, tuvo lugar la cuarta cita correspondiente al Ciclo de Catas y Maridajes 2017 de Los Cabezudos.

Dirigió la velada Oscar Valenzuela, quien junto a Carlos Valero (Bodegas Carlos Valero), Carlos Ayora (Restaurante Los Cabezudos) y gracias al enólogo jefe Jesús Artajona, prepararon una selección de los mejores vinos de la bodega para celebrar su 25 aniversario.

Comenzó con un recorrido por Somontano, tierra de transición entre la montaña y el llano que en su recorrido, atraviesa las suaves lomas del viñedo. Enate entiende que la calidad de sus vinos empieza desde la tierra, desde el viñedo.

Cuentan con 450 hectáreas de viñedo propio, con bajas producciones por hectárea, máximo respeto por el medio ambiente, viticultura de precisión y excelencia en la vendimia.

Desde sus comienzos, en 1992, Enate entendió que el maridaje de la enología y la cultura contemporánea sería un rasgo imprescindible en su carácter. Sus barricas y sus paredes resumen los grandes vinos de España, habitados por la genialidad de los grandes creadores españoles e internacionales.

Cada uno de sus vinos está asociado a un pintor de reconocido prestigio, figurando en la etiqueta una obra de su autoría realizada ex profeso para Enate.

Cada uno de los vinos seleccionados, se maridó con un plato y como novedad con una canción.

El primer vino, Enate Chardonnay 234 2016, amarillo pálido, complejo e intenso, limpio y fresco. El maridaje con gambas blancas de Huelva y la canción Surfin Usa de Beach Boys, teletransportaron a los asistentes al verano con sabor a playa.

Continuó la cita con un Enate Chardonnay fermentado en barrica 2009 (2016 añada actual), aroma complejo y exuberante, con notas de fruta tropical, denso y cremoso, maridado con ostras Gillerdeau nº1 y la canción Je veux de Zaz como guiño a Francia.

El tercer y último blanco fue un Enate UNO Chardonnay 2011, de producción muy limitada, con notas lácticas, que combina con destreza la frescura con una extraordinaria carnosidad, acompañado por un tartar de salmón y atún rojo y como canción, una arriesgada mezcla entre Sissel y Prince Igor.

Llegaron los tintos de la mano de un Enate Merlot-Merlot 2000 (2012 añada actual), vino muy serio, un amplio y complejo abanico aromático junto a unos tagliatelle al huevo con setas silvestres, Joselito y salsa de trufa negra. La Traviata, con los Tres Tenores acompañó este maravilloso maridaje creando el momento álgido de la cata.

El siguiente maridaje fue un Enate UNO tinto 2009 (producción muy limitada), aroma intenso y muy profundo de fruta roja fresca, en paladar pletórico de carnosidad, con rabo de Toro de Lidia Estofado y Entre dos aguas del gran Paco de Lucía.

El postre, chocolate con aceite de oliva V.E. y sal de oro, se maridó con un  Enate 20 Aniversario y culminó la velada al son de Satisfaction, The Rolling Stones

img_1969_33920269453_o_mg_2023_34567733132_o_mg_2013_34345177690_o_mg_2059_33887401264_o